926 780 127 / 607 526 557 info@arepesa.com

¿Por qué se ha puesto tan de moda el chaiselongue?

 

La comodidad y el estilo vanguardista, sin duda, han sido unos de los elementos principales para que las personas prefieran cada vez más un chaiselongue en el salón de su hogar. Y es que, este tipo de sofá, con el tiempo se ha venido adaptando a todos los espacios, desde los más amplios hasta los más pequeños, gracias a su creciente demanda.

Aunque originalmente se comercializaba para viviendas grandes, hoy día existen en el mercado innumerables opciones adaptables a cualquier tipo de casa.

Actualmente se pueden encontrar con varias plazas de asiento, dependiendo del modelo. Tienen forma de “L”, cuyo módulo característico es el chaiselongue: “sillón largo” para estirar y apoyar las piernas.

El chaiselongue es un tipo de mueble elegante, que además de ser muy funcional, le da un toque chic a su entorno y, si el resto de la decoración tiene la misma línea, el resultado de todo el conjunto es muy agradable.

Gracias a su versatilidad, hoy día se ha convertido en una de las alternativas favoritas más modernas, en cuanto a muebles para el hogar, ya que puede ofrecer múltiples funciones como comodidad, adaptabilidad a los espacios, mayor número de asientos, capacidad para almacenar cosas y opción de transformarse en cama para invitados, entre otras.

 

Tipos de chaiselongue

Los hay con asientos reclinables y extraíbles. Estos son muy prácticos y confortables. ¿Quién no disfruta viendo la tele o descansando en un sofá cómodo que permita la relajación total del cuerpo?

Pueden incluir uno o más asientos reclinables, dependiendo del modelo y tamaño. Suelen ser muy buscados por su funcionalidad.

Para hogares muy pequeños, que no cuentan con suficiente espacio para almacenar cosas, los chaiselongues con arcón quedan geniales porque en éstos se pueden guardar objetos que no se usan, o mantas, ropa de cama, toallas, etc.

Otro tipo disponible en el mercado es el reversible, que viene con un puff que puede colocarse en ambos lados del mueble, a fin de adaptarse a una esquina derecha o izquierda. Esta opción es ideal para quienes suelen redecorar constantemente su vivienda o con planes de mudarse, porque la distribución no afecta la ubicación del sofá.

También están los chaiselongues que incluyen cama. Idóneo para los que siempre reciben visitas, ya que vienen con una parte móvil que se extiende, encajando con otra superficie para convertirse en una cama.

Por otra parte, se pueden encontrar otros modelos con puff adicionales, que siguen la misma tónica del sofá, pero se pueden quitar para tener mayor amplitud en el salón o colocar para aumentar el número de asientos.

 

Tipos de tejidos

 

Los hay para todos los gustos. Se pueden conseguir en el mercado chaiselongues con distintas tonalidades y texturas de tapizado. En la actualidad existen diferentes tejidos, que han sido combinados con fibras naturales, sintéticas o artificiales.

Entre los tipos de tejido más empleados destacan el terciopelo, pana, muselina, madrás, otomán, lona, loneta, damasco, brocado, chintz, corduroy, jacquard, piqué, chenille, entre otros.

En cuanto a su fabricación, se pueden encontrar modelos de sofás chaiselongue hechos en tablero y madera de pino, bastidores de acero, rellenos de espuma de poliuretano o fibra hueca siliconada.

En algunos casos, los brazos pueden ser intercambiables o desmontables e incluir sistema de deslizamiento eléctrico o manual.

 

Chaiselongues originales

 

Los chaiselongues están de moda y, por ello, se pueden conseguir en diferentes estilos, materiales, tipos, etc. Los modelos originales tienen diseños únicos que lo hacen distintos de los demás. Son exclusivos y de mayor calidad, por lo que no habrá otros iguales. Algunos pueden ser más extravagantes que otros, pero siempre manteniendo su comodidad y funcionalidad que los caracterizan. Estos suelen ser más caros.

Sin embargo, hay opciones más económicas, de menor calidad, pero que igual pueden ofrecer durabilidad, comodidad, diseño y elegancia. En el mercado existen propuestas de todo tipo, que se ajustan a las diversas necesidades de los clientes.

 

Ventajas

 

  1. Gracias a la variedad de funciones que pueden tener, son mucho más versátiles que los sofás convencionales.
  2. Aportan elegancia y estilo a su entorno.
  3. Los chaiselongues son bastante cómodos y, al no haber huecos entre sofás, aumenta el número de asientos para las personas, ocupando menos espacio.
  4. Muchos modelos permiten almacenar cosas en su parte interior, por lo que sirve como un pequeño armario en casa.
  5. Se pueden conseguir en todos los estilos y en variedad de precios.
WhatsApp chat